Pemex Refinación

Desarrollo del proceso para el acreditamiento de pruebas de laboratorio en el Sistema Nacional de Refinerías

Ing. Agustín Heredia Veloz
Ing. José de Jesús Rodríguez García
Gerencia de Control de Producción,
Subdirección de Producción

Primera Parte

En un mundo cada vez más interrelacionado e interdependiente, se ha hecho más que evidente lawpe9.jpg (7472 bytes) presencia de cambios profundos en lo social, político, económico y tecnológico, en los países en desarrollo. Podríamos decir que el cambio incluye también la actitud individual ante la vida, lo que ha provocado la aparición de nuevos esquemas de mercado que funcionan dentro de una economía cada vez más globalizada, acelerando el avance tecnológico de la informática y de las comunicaciones, con una filosofía de alta eficiencia y competitividad, lo cual ha llevado implícito el desarrollo de una cultura de la calidad.

Ante estos acontecimientos, para no quedar en rezago y poder seguir propiciando el desarrollo, se ha hecho indispensable e impostergable que nuestro país acelere el paso hacia la modernidad, impulsando avances dentro de los cauces del mejoramiento continuo de la calidad, de la eficiencia y de la productividad.

La Industria de la Refinación, al igual que otras subsidiarias, no podía permanecer estática ante tales acontecimientos y por ello se encuentra inmersa en un intenso proceso de modernización, replanteando objetivos, estableciendo nuevas estrategias para elevar la eficiencia y funcionar con un mejor enfoque económico y de mercado y ha procedido a agilizar su estructura, desarrollar mejor a su personal y optimizar sus operaciones.

Para lograr lo anterior, se han establecido políticas para el aseguramiento de la calidad de los productos, con el propósito de incrementar la confiabilidad de Pemex Refinación ante sus clientes, lo que ha dado lugar al establecimiento de Sistemas de Calidad para acreditar las pruebas en los Laboratorios Químicos del Sistema de Refinación, ante el Sistema Nacional de Acreditamiento de Laboratorios de Pruebas dependiente de la SECOFI; esfuerzo que se continuará llevando permanentemente y que ha permitido establecer una verdadera cultura de la calidad.

Desde 1986, Pemex Refinación, en un esfuerzo continuo, ha venido trabajando en mejorar la calidad de los productos energéticos, razón por la cual, en la revisión o elaboración de las nuevas Especificaciones, se ha buscado que cada prueba esté sujeta a una metodología estándar y de validez internacional, como lo son: La American Society For Testing and Materials (ASTM), Universal Oil Products (UOP) y el American Petroleum Institute (API) entre otras; en las que se definen los parámetros o pruebas, sus límites y las tolerancias de respetabilidad y reproducibilidad de los resultados para cada método de prueba.

Por otra parte, nos hemos ocupado en estar al día en cuanto a los límites de las pruebas para que sean acordes a Normas Internacionales o incluso lleguen a superarlas.

Nuestro país, al igual que las naciones más desarrolladas, en la búsqueda de la excelencia en la calidad, inició sus esfuerzos en 1992 en varios frentes. Con el apoyo de nuestras autoridades se ha conseguido integrar programas que conducen a logros muy importantes, como son: los Sistemas de Aseguramiento de Calidad (SAC) y la Certificación de Laboratorios y Pruebas por el SINALP en cada Centro de Trabajo.

El Sistema Nacional de Acreditamiento de Laboratorios de Pruebas (SINALP), establecido por decreto y publicado en el Diario Oficial de la Federación, es un órgano de la Dirección General de Normas que depende de la Secretaría de Comercio y Fomento Industrial. Tiene funciones de normalización y de acreditamiento en el ámbito nacional de los laboratorios que lo solicitan, para estar reconocidos oficialmente, cumpliendo con el Sistema de Calidad que da confianza y garantiza al consumidor que el producto fue sometido a pruebas con metodología reconocidas por la Dirección General de Normas.

Con la finalidad de facilitar a los laboratorios la organización y establecimiento de los Sistemas de Calidad, fueron necesarias las asesorías directas, buscando concientizar al personal de laboratorios para el establecimiento de registros y control de pruebas y para la elaboración de los manuales de calidad; en ello intervino el Instituto Mexicano del Petróleo entre 1993 y 1994, llevando a cabo una serie de visitas de orientación, evaluación y seguimiento. A la vez se promovió la asistencia del personal involucrado con el manejo y control de la calidad de los productos a Seminarios, Congresos y Conferencias sobre el tema.

Durante el mes de marzo de 1995 se dio inicio, comenzando en la Refinería Ing. Héctor R. Lara Sosa de Cadereyta, N.L., a una serie de reuniones trimestrales de los Superintendentes Químicos del Sistema de Refinerías, con participación de los encargados del proceso de acreditamiento y la coordinación de la Unidad de Control Químico de las Oficinas Centrales, con el fin de revisar los avances en dicho proceso.

Posteriormente para agilizar los procesos de acreditamiento, se acordó en octubre de 1995, contratar los servicios de la Cía. Corporación Mexicana de Investigación en Materiales, S.A. de C.V., organismo de participación estatal, que presta diversos servicios en las áreas de Ingeniería, Servicios de Laboratorio, y su Certificación de Calidad; asimismo en Laboratorios de Impacto Ambiental y en el área de Desarrollo Tecnológico, entre otros. Esta compañía realizó entre 1995 y 1996, tres visitas a cada uno de los laboratorios de las refinerías, la primera con carácter de Diagnóstico o Documental y las otras dos como Auditorías de Seguimiento e Implantación.

Fue necesario llevar a cabo todo este trabajo junto con un estricto seguimiento trimestral que dio lugar a los Sistemas de Calidad actuales apegados al SINALP, en donde se eliminaron cuellos de botella, se aclararon las dudas y se logró la implantación y acreditamiento de las pruebas como se detalla más adelante.

ORIGEN DE LAS NORMAS MEXICANAS

Como consecuencia de los trabajos de evaluación de los Sistemas de Calidad de proveedores que realizaba Petróleos Mexicanos en 1985 con apoyo del IMP y por el creciente interés de contar con un Sistema Mexicano de Certificación, a través del cual las empresas mexicanas pudieran hacer la certificación de productos, personal y sistemas de calidad, con la participación de las diversas entidades públicas y privadas, encabezadas por la Dirección General de Normas, se formó el Consejo Consultivo Nacional de Normalización en Sistemas de Calidad (CCONNSISCAL), el 7 de abril de 1989.

Este organismo, con el apoyo y la colaboración de instituciones públicas y del sector privado, elaboró las primeras ocho Normas Oficiales Mexicanas: NOM-CC-1 a NOM-CC-8 aprobadas por la SECOFI, adoptando el esquema de la International Standard Organization (ISO), razón por la cual cada una tiene su equivalente con base a las Normas ISO-9000 de aceptación internacional. Posteriormente entre el 25 de junio y el 10 de julio de 1992, fueron publicadas en el Diario Oficial de la Federación, las Normas NMX-CC-9 a la NMX-CC-16, siendo las CC-13 y CC-14 las que contienen la normatividad para el funcionamiento y evaluación de los laboratorios de pruebas.

Esta segunda serie de normas, aunque no tienen su equivalente directa a las de ISO-9000, están basadas en diversas guías de la ISO/IEC.

NORMATIVIDAD APLICABLE

Los lineamientos que fija el SINALP para otorgar el acreditamiento de un número determinado de pruebas que se llevan a cabo, se basan esencialmente en la Norma NMX-CC-13 sobre: Criterios Generales para el funcionamiento de los Laboratorios de Pruebas y la Norma NMX-CC-14 sobre: Criterios Generales para la evaluación de los Laboratorios de Pruebas; cabe hacer notar que anteriormente estas series se denominaban Normas Oficiales Mexicanas (NOM), pero a partir del primero de julio de 1992, se acordó su cambio en razón de no ser de carácter obligatorio su adopción o seguimiento.

Como lo mencionamos anteriormente, los Laboratorios del Sistema de Refinación fueron asesorados en un principio por el IMP y posteriormente por la Cía. COMIMSA para implantar su Sistema de Calidad: La Dirección General de Normas y el Comité de Evaluación proporcionan los instructivos y folletos necesarios; por otra parte los Superintendentes Químicos de los Laboratorios y el personal técnico involucrado, tomaron el curso denominado Control y Aseguramiento de la Calidad Analítica en el laboratorio, esto fue en enero de 1995 y lo impartió personal capacitado del Comité de Evaluación, en las instalaciones del Instituto Politécnico Nacional.

En este entorno y con base en la Norma NMX-CC-13, la compañía COMIMSA llevó a cabo visitas en las seis refinerías para diagnóstico. Posteriormente se llevaron a cabo visitas de implantación durante 1995 y 1996, calificando los diez criterios que contempla la Norma y sus correspondientes aspectos cuestionados en cada uno.