Ecología

Mariposa Cuatro Espejos

René Ignacio Flores Almada

En México existen aproximadamente 35,000 especies de mariposas nocturnas. Una de las familias más hermosas es la de las Satúrnidas que pertenecen a la clase de los insectos y al orden de las mariposas con escamas (Lepidópteros).

Estas mariposas son grandes y sus alas están decoradas de forma simétrica. En México, la mariposa cuatro espejos (Rothschildia Orizaba) es la principal representante de las Satúrnidas. Los tonos de sus alas (cafés y dorados), les ayudan a confundirse con el medio. Tienen también un triángulo sin escamas que puede reflejar la luz al igual que un espejo. De ahí el nombre de este majestuoso producto de la naturaleza.

Mientras que las mariposas diurnas son de colores brillantes y al estar inmóviles juntan sus alas verticalmente, las nocturnas mantienen las alas abiertas y extendidas mientras reposan y sus colores son obscuros y discretos además de que sus orugas, al transformarse en mariposas, tejen capullos para protegerse de los depredadores y de las inclemencias del tiempo.

La mariposa vive cuatro etapas a lo largo de su vida: huevo, oruga, crisálida y mariposa.

Los primeros gusanos que salen del huevo poseen grandes mandíbulas y se alimentan de los elementos nutritivos que el mismo cascarón contiene. Posteriormente se alimentan de hojas, principalmente del árbol del pirul ya que es éste el que las hembras escogen para depositar los huevecillos debido a su composición química.

Con el paso del tiempo, los gusanos crecen y cambian de piel constantemente. Después de la última muda se han transformado en orugas perfectamente formadas de color verde brillante con líneas amarillas que dividen los segmentos del cuerpo, y que tienen hileras de puntos anaranjados de las que surgen pequeñas vellosidades. La mitad inferior de la oruga es verde con pelillos blancos y está separada de la mitad superior por una franja color crema. No resulta sencillo identificar a estas orugas ya que gracias a su coloración se confunden con el medio que las rodea.

El cuerpo de la oruga está formado por un tejido muy flexible que le permite encorvarse y torcerse libremente.

La cabeza de la oruga adulta es pequeña con relación al resto del cuerpo. En ella se encuentran los órganos sensoriales que le permiten saber lo que ocurre en su entorno, y la glándula productora de seda que utilizará para construir su capullo.

La oruga está lista para convertirse en mariposa en las épocas más calurosas del año. Cuando este momento llega, se alimenta en cantidades mayores a lo acostumbrado para poder contar con energía y proteínas de reserva; asegura la rama que la sostendrá forrándola de seda blanca y resistente desde la base y construye un capullo de forma irregular simulando ser una hoja muerta para protegerse de invasores como arañas y moscas que algunas veces logran depositar sus huevecillos dentro del capullo para que las larvas se alimenten y acaben con la crisálida.

Posteriormente la oruga se encierra poco a poco hasta quedar escondida dentro del capullo donde sufrirá la metamorfosis que es una reorganización de tejidos controlada por hormonas. Así, las viejas patas dan lugar a la nuevas patas compuestas y con articulaciones. Se desarrollan las majestuosas alas y aparecen las divisiones del cuerpo como en todos los insectos.

Cuando la metamorfosis se ha completado la mariposa expulsa un fluido especial que disuelve la seda del capullo y así puede salir. La presión sanguínea y la contracción muscular permiten que las alas se desplieguen.

El abdomen de la mariposa está segmentado, es de color café claro y está dividido transversalmente por una franja blanca. De él salen seis patas fuertes y velludas. Su cabeza es pequeña y está dispuesta hacia abajo. En ella se encuentra el órgano bucal llamado probosa que es una trompa chupadora única en los insectos que puede enrollarse y desenrollarse y se utiliza para succionar el néctar de las flores y el agua que constituyen su único alimento.

Estas mariposas se aparean tan pronto pueden después de salir del capullo. El macho es un poco más pequeño y robusto que la hembra y sus antenas plumosas están adaptadas para reconocer el olor de las hembras.

Las hembras son más sedentarias ya que el vuelo resulta cansado. Incluso las alas del macho frecuentemente se atrofian por los vuelos prolongados y poco a poco pierden la capacidad de elevarse en el aire.

Cuando el macho encuentra a la hembra, se acerca a ella, unen sus abdómenes y permanecer inmóviles por unas horas para hacer posible la fecundación de los huevecillos. Después, el macho vuela y busca a otra hembra. La hembra fecundada deposita los huevos en un árbol donde empezará el inicio del nuevo ciclo.

La mariposa cuatro espejos es una especie que debemos proteger ya que podemos estar orgullosos de contar con este majestuoso tesoro producto de la naturaleza.