Franquicia Pemex

Instalaciones Superficiales

Normatividad Técnica
Gerencia de Estaciones de Servicio

Desde 1992, Pemex Refinación ha puesto especial atención a la seguridad y protección al medio ambiente, en lo relativo a las instalaciones requeridas para construir y operar Estaciones de Servicio.

En ese año se inició el Programa de la Franquicia Pemex, pero no solamente eso, también el proceso de modernización de las Estaciones de Servicio que se incorporaban a dicho programa.

Hoy en día, con el esfuerzo llevado a cabo por la Institución, se ha logrado obtener avances sustantivos y resultados concretos y tangibles que cualquiera puede observar en las instalaciones a las que llevamos nuestro vehículo para cargar combustible. Solamente hay que recordar cómo estaban antes esas Estaciones de Servicio.

No sólo es lo que a simple vista apreciamos en las Estaciones de Servicio lo que nos debería proporcionar la confianza para cargar nuestro vehículo con el combustible que se comercializa en las modernas instalaciones del territorio mexicano, también es todo lo que no podemos apreciar a simple vista pero que en su conjunto nos deja sentir que las cosas funcionan correctamente.

A Pemex Refinación le queda aún mucho por realizar y aportar en la materia, pero hoy en día ya sabemos con certeza que si el empresario gasolinero aplica al pie de la letra los lineamientos normativos estipulados por la Institución, sus instalaciones serán confiables y seguras, lo que generará mayores fuentes de empleo y por consiguiente, negocios más eficientes, productivos y rentables.

Si bien es cierto que la normatividad institucional en la materia ha avanzado paso a paso, los resultados globales nos han permitido aproximarnos gradualmente a los niveles de calidad que existen en los países avanzados. Basta con mencionar el primer cambio sustantivo que realizó Pemex Refinación al inicio del Programa de la Franquicia Pemex en 1992, con las Especificaciones Generales para Proyecto y Construcción de Estaciones de Servicio (la edición de ese mismo año), documento que incorporó todos los aspectos técnicos que tenían que ver con la seguridad y la protección al medio ambiente en la operación de las instalaciones, y con su muy conocido Programa de Modernización que consistió principalmente en la reconstrucción de Estaciones de Servicio ya existentes y/o la construcción de nuevas Estaciones de Servicio, aplicando los preceptos normativos estipulados en las referidas Especificaciones Técnicas.

En el año de 1997, Pemex Refinación realiza otro cambio sustantivo a la normatividad técnica en materia de construcción de Estaciones de Servicio. En ese año, se desarrollan y publican los nuevos documentos normativos titulados Especificaciones Técnicas para Proyecto y Construcción de Estaciones de Servicio, con la gran diferencia de que con esta edición se contaba ya con un documento normativo o Especificación Técnica para la construcción de cada tipo de instalación (siete en total).

En cada documento normativo la Institución consideró siempre el precepto de la doble contención como medida para prevenir la contaminación del subsuelo y de los mantos freáticos. En todos los casos, las instalaciones que se permitían para almacenar y conducir combustibles a los dispensarios de despacho (tanques de almacenamiento y tuberías) tenían que quedar enterradas en el subsuelo y las instalaciones superficiales eran permitidas solamente cuando se justificaban con los resultados del estudio de mecánica de suelos (inestabilidad del subsuelo, niveles freáticos superficiales o imposibilidad de efectuar excavaciones con procedimientos convencionales).

Hoy, Pemex Refinación realiza un nuevo e importante cambio, pero ahora en materia de instalaciones superficiales, al definir la nueva normatividad técnica que deberán aplicar los fabricantes y los empresarios gasolineros que construyan, instalen y operen tanques de almacenamiento superficiales en las Estaciones de Servicio.

Esta normatividad institucional en materia de instalaciones superficiales es ya aplicable y deberá ser observada y seguida al pie de la letra por todos los interesados.

A diferencia de los tanques de almacenamiento subterráneos o enterrados, los tanques de almacenamiento superficiales se ven expuestos a riesgos adicionales y de distinta naturaleza. En términos generales, los riesgos adicionales que se presentan en las instalaciones superficiales tienen que ver fundamentalmente con lo que pudiera suceder en su entorno.

En otras palabras, las instalaciones superficiales pudieran verse sometidas eventualmente al contacto del fuego o a impactos de vehículos o de proyectiles de armas de fuego, situaciones que no se presentan en las instalaciones enterradas. De estos aspectos que tienen que ver con la seguridad se deriva que los tanques de almacenamiento superficiales deben ser probados y certificados simulando que pueda presentarse cualquiera de las condiciones previamente descritas.

Todos estos preceptos y otros no indicados pero de igual importancia han sido ya considerados por la normatividad técnica de Pemex Refinación para la construcción de Estaciones de Servicio que utilizan instalaciones superficiales.

A continuación se presenta un resumen de los lineamientos normativos que deberán ser aplicados tanto por los fabricantes de los tanques de almacenamiento superficiales como por los empresarios gasolineros que utilizan este tipo de instalaciones.

 

1.  Los tanques de almacenamiento superficiales serán permitidos en función de los resultados del Estudio de Mecánica de Suelos o cuando se trate de Estaciones de Servicio de Autoconsumo o formen parte de programas específicos aprobados por Pemex Refinación para Estaciones de Servicio Rurales.

2.  Los tanques de almacenamiento superficiales de doble pared deberán quedar confinados de acuerdo a lo estipulado en las Especificaciones Técnicas de Pemex Refinación.

3.  Si los tanques de almacenamiento superficiales no están confinados, éstos deberán tener el estampado de la certificación de la prueba de fuego, de tal manera que queden clasificados como Resistentes al Fuego, Protegidos o contra Riesgos Múltiples. Dicha clasificación deberá ser de acuerdo a lo estipulado por el Código UL2085.

4.  La capacidad máxima para los tanques superficiales no confinados será de 45,600 litros individual ó 152,000 litros agregada, tanto en instalaciones para la venta al público como las destinadas para el autoconsumo, cuando el producto que almacenen sea gasolina. Esta capacidad máxima podrá ser de 76,000 litros individual ó 304,000 litros agregada cuando el producto que almacenen sea Pemex Diesel y las instalaciones sean exclusivamente para el autoconsumo.

5.  Los tanques de almacenamiento con capacidad superior a la máxima agregada estipulada por el Código NFPA 30A, serán verticales y su construcción e instalación se hará de acuerdo a lo estipulado en las Especificaciones Técnicas de Pemex Refinación.

6.  Los tanques de almacenamiento superficiales no confinados que no cumplan con la certificación correspondiente a los tanques Protegidos o contra Riesgos Múltiples, deberán tener instalado un sistema neutralizador de vapores en su interior.

7.  Todos los tanques de almacenamiento superficiales no confinados deberán cumplir con un mínimo requisito de balística contra actos de vandalismo. La autoridad local, estatal o federal determinará por escrito el tipo de armamento que deberá ser considerado para la certificación correspondiente.

8.  Los tanques de almacenamiento superficiales no podrán instalarse en el interior de edificios.

9.  Los tanques de almacenamiento superficiales no confinados que no tengan la certificación de la prueba de impacto, deberán tener una protección a base de tubos verticales de acero al carbón cédula 80 y cadenas a su alrededor.

10. Además de los accesorios normales de los tanques de almacenamiento superficiales, los que no se encuentren confinados deberán tener instalado un sistema de venteo de emergencia.

11. Las Estaciones de Servicio y sus respectivas instalaciones deberán cumplir con los demás lineamientos normativos estipulados en las Especificaciones Técnicas de Pemex Refinación.

12. Como las distancias mínimas que contempla el código NFPA 30A se refieren a las que se aplican a instalaciones permanentes para la venta al público y para el autoconsumo, solamente en el caso de las Estaciones de Servicio de Autoconsumo, los dispensarios podrán instalarse junto a los tanques de almacenamiento.

13. Todas las instalaciones estarán sujetas a los requerimientos adicionales que emitan las autoridades en la materia.

FUENTE:

Superintendencia General de Normatividad Técnica, con base en lineamientos normativos estipulados en el código NFPA 30A.